Un tiempo para vivir, Eclesiastés

ESCEPTICISMO VS ESPERANZA

:: El autor del texto que traigo hoy aquí es un sabio de Israel, que en el siglo III a. de Cristo pone sus reflexiones en boca de un ‘predicador’ (eclesiastés). El tono del libro bíblico ‘Eclesiastés’ es sombrío y pesimista.

Como en un debate interior se exponen los pensamientos del creyente desengañado. Ha descubierto la caducidad de la vida y la aparente inutilidad de todo, llevándolo a una amarga convicción que repetirá a lo largo del libro:

“¡Vanidad, pura vanidad, nada más que vanidad! ¿Qué provecho saca el hombre de todo el esfuerzo que realiza bajo el sol?”

:: El amor, los placeres, las riquezas y la gloria solo dejan vacío y desencanto. Vale la pena gozar moderadamente de las alegrías y bienes que Dios pone a nuestro alcance. El no esperar una recompensa después de la muerte explica esta manera de pensar.

“Una generación se va y la otra viene, y la tierra siempre permanece.
El sol sale y se pone, el viento va dando vueltas y vueltas,
todos los ríos van al mar y el mar nunca se llena.
Lo que fue, eso mismo será; lo que se hizo, eso mismo se hará:
¡no hay nada nuevo bajo el sol!”

:: Pienso en la variedad de situaciones posibles:

- Podré escoger el camino para el bien o para el mal, para la vida o para la muerte, para mí mismo o para los otros.
- Tengo un tiempo para vivir; si no me detengo a meditar, me arriesgo a dejarme llevar.
- Tomaré mi tiempo; si sé lo que quiero podré elegir bien.

“Hay un momento para todo y un tiempo para cada cosa bajo el sol:
un tiempo para nacer y un tiempo para morir,
un tiempo para demoler y un tiempo para edificar;
un tiempo para llorar y un tiempo para reír,
un tiempo para abrazarse y un tiempo para separarse;
un tiempo para callar y un tiempo para hablar;
un tiempo para el amor y un tiempo para el odio,
un tiempo para la guerra y un tiempo para la paz.”

Tras su larga disquisición, el autor creyente descubre finalmente para qué vivir. Ante el temor a perderse, recupera el sentido espiritual de su existencia:

“¡Acuérdate de tu creador, honra a Dios y guarda sus mandamientos,
que es el todo del hombre!”

(Imagen: “Filósofo”, Tomasz Rut)

3 pensamientos en “Un tiempo para vivir, Eclesiastés

  1. Pingback: La sabiduria del tiempo, Paulo Coelho | n i c o d e m o

  2. Para Juan Calvino, reformador franco-suizo, “el fin principal de la vida humana es conocer a Dios que nos ha puesto en el mundo para que le demos gloria”. La ‘gloria de Dios’ es el sentido de la vida humana.

  3. Pingback: La fragilidad de la vida | n i c o d e m o

Deja un comentario

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s